Marca Personal, el hundimiento del Iceberg

Hoy me he levantado un poco rebelde, y quizás sea a que llevo tres días sin entrar en Facebook o quizás sea por que empiezo a ver las cosas de manera diferente ya que hay que intentar ver la realidad de manera diferente a lo que nos intentan inculcar todos los días, pero la verdad es que hoy he recordado como hace poco hablaba con una buena amiga sobre la importancia o no, de la gestión de la marca personal en el sector profesional, y llegabamos a la misma conclusión que no es otra que todos tenemos una marca propia, la gestionemos o no, y que no por ello tienes que ser mas importante o menos.

Y me remito a diferentes casos cercanos, como por ejemplo que uno de los mayores empresarios que conozco ni tiene ni piensa tener un mínimo de interés por el trato de su imagen o forma de vestir, y no por eso es menos importante… o que decir de los clásicos estereotipos de verdadera marca personal como el poli bueno y el poli malo, la suegra simpática o la borde, o mi propio padre y mi tía que regentaban un comercio de barrio donde mi padre nunca se quitó el San Benito entre las clientes de ser poco simpático mientras que mi tía nunca paraba de hablar y era la mas simpática del barrio… ¿a que todos conocéis personas con marca? la verdad es que cada uno a su manera tiene su propia marca personal  sin necesidad de análisis, métodos Iceberg…

Tenemos que procurar poner los pies en la tierra y abrir los ojos en medio de esta orgía de saturación de información sobre marca, e intentar canalizar lo mejor posible y dentro de nuestras posibilidades, la buena imagen y el buen criterio, para que nuestra marca sea la mas correcta. Y si, es cierto, yo me dedico a gestionar marca personal en el área Online, pero no por ello voy a intentar cambiar a mi padre, y no por ello voy a intentar crear un perfil en LinkedIn a mi hermano… cada cosa en su medida, y aquellos que lo necesiten, que lo hagan de la mejor forma, pero no todos necesitan Iceberg, ni todos necesitan BrainStorming….

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *